Cuidado del piercing

Gracias por hacerte un piercing con nosotros, los cuidados posteriores
son muy importantes para el resultado final.

Vas a necesitar

  • Bastoncillos de algodón 
  • Suero fisiológico (solución salina) : mono dosis o spray 

Solo necesitas limpiarlo

Tu cuerpo es muy sabio y sabrá como cicatrizar el piercing, en lo único que necesitas ayudar es a limpiarlo.

¿Que necesitas limpiar? El cuerpo produce una grasa amarillenta llamada linfa y sangre, todo eso lo debes limpiar para evitar la aparición de bacteria.

Cómo limpiarlo

Vierte el suero fisiológico por ambos lados del bastoncillo de algodón, hasta que estén bastante húmedos.

No es necesario que retires la joya pero sí limpiar alrededor de ella, por delante y por detrás. Es importante que retires todos los restos de sangre, sucio o de linfa, esta última tiene un color amarillento además no la confundas con una infección es solo grasa que produce el cuerpo. 

Vuelve a repetir este proceso hasta que esté limpio así sabrás cuándo has acabado.

Repite el proceso

Repite el proceso dos veces al día, en la mañana y en la noche, por al menos 3 meses, recomendamos seguir limpiando el piercing por 6 meses y que siempre tengas cuidado con la suciedad que puede entrar.

NO hagas nunca

  • Cuidado con los móviles, son sucios y pueden causar infecciones
  • Cuidado con la piscina (infección segura)
  • Cuidado con la playa 
  • No tocar con las manos 
  • No mover el piercing 
  • No dormir sobre el piercing puede cambiar el ángulo de la perforación 
  • No aplicar alcohol, cremas u otros químicos 

¿Quieres cambiar la joya?

Al mes después que tu piercing este desinflamado puedes cambiar la joya con una barra más corta y con un estilo diferente, lo importante es que sea de un material biocompatible.

El cambio es gratis si compras una joya de nuestro catálogo.